1 junio, 2020

Entrevista al joven tubista Daniel Cabero

Entrevista al tubista Daniel Cabero, quien nos cuenta us experiencia tocando de solista el concierto para tuba y orquesta R. V. Williams

0
607

Iniciamos la sección de entrevistas con Daniel Cabero, un joven tubista con un futuro prometedor, ya que hace apenas unos meses interpretó como solista, el concierto para tuba y orquesta de R. V. Williamas junto a la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Castilla y León.

Daniel Cabero con su tuba en fa

Esperamos que os guste.

Hola Daniel, comenzemos por conocerte un poco.

¿De dónde proviene Daniel Cabero y cuál ha sido tu formación musical más básica?

Daniel Cabero es un tubista de La Bañeza, una pequeña localidad de León.

Inicié mis estudios musicales en la Escuela Municipal de Música de La Bañeza ¨Odón Alonso Ordás¨, de la mano de Manuel León Martín.

La razón principal de iniciar esta ¨aventura musical¨ fue gracias a mi padre, que es un trombonista amateur y desde que él iba a los ensayos y conciertos de la banda yo observaba con atención todos los instrumentos y la cantidad de sonidos que estos producían.

Aunque en un inicio yo quería tocar el trombón (como mi padre), en aquellos momentos la escuela de música no disponía de trombones para los nuevos alumnos por lo que decidieron darme a probar el bombardino.

Encontrar el bombardino y a Manu como profesor fue sin duda lo que marcó mis inicios.

¿Cúando decidiste dedicarte a la tuba?

Decidí dedicarme a la tuba gracias a mi profesor Manuel.

Manuel vio mis cualidades tanto físicas como musicales y juntos decidimos empezar con este instrumento.

Todavía recuerdo cuando llegue a casa con una tuba, que me la prestó la Banda Municipal de La Bañeza y ésta estaba bastante defectuosa; cilindros sin tornillos, bombas sin soldar, campana con abolladuras.

Tras un par de meses, mis padres se decidieron a comprarme mi primera tuba, una TU 410 L ¨LOGAN¨ (Una copia de las clásicas Miraphone en Do).

La verdad que la reacción de mis padres en este cambio de instrumento fue buena, mi padre le encantaba que tocase la tuba y mi familia siempre me apoyó para que siguiese con mis andaduras musicales.

¿Cuál es tu formación académica y qué profesores han influido más en ti?

Mi formación académica la verdad es que es relativamente corta.

Inicie mis estudios oficiales con 15 años, cuando accedí al Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón.

Gracias a Manuel (mi profesor en La Bañeza), y a un encuentro entre las bandas de La Bañeza y Genevilliers (Paris), en el que el director parisino Jean Louis Foriester se fijó en mi con intención de poder estudiar allí en Paris.

Finalmente, mi familia, Manuel y yo considereamos fue lo mejor era  ir a Gijón (cuando todo esto sucedió yo únicamente tenía 15 años, por lo que la decisión de marcharme fuera de España resultaba dificil de realizar).

Gijón era un sitio clave ya que allí había un grandísimo profesor: David Muñoz.

Desde el primer momento David me hizo ver que, sí trabajaba duro y era constante, podría conseguir todo aquello que me propusiese.

Gracias a él pude poner en valor lo más duro y lo más bonito de nuestra profesión.

Me hizo crecer como persona antes de que crecer como músico, y eso es un rasgo que aún a día de hoy sigo aprendiendo de él. Solo tengo elogios y palabra de agradecimiento hacía David.

Durante mi estancia en Asturias también recibí clases de Alfonso Mollá, Catedrático en el Conservatorio Superior de Oviedo, del que solo tengo palabras de agradecimiento por todo lo aprendido.

Tras 3 años de duro trabajo en los que mejore tanto técnica como musicalmente ( no acabe el grado profesional, únicamente cursñe primero, segundo y tercero de profesional), decidí realizar las pruebas en diversos conservatorios superiores, consiguiendo plaza en el Conservatorio Superior de Música de Castilla y León, junto a Jose M. Redondo, tuba de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León.

Si encontrar a David fue un regalo, encontrar a Jose fue un tesoro.

Jose es en la actualidad el espejo en el que me fijo y al que intento imitar (aunque Jose no hay más que uno…).

Él es sin dudad el mejor docente que he conocido en mi vida, y no me refiero en el ámbito musical, sino también en el cultural y desarrollo personal. Gran parte de lo que soy ahora es gracias a Jose M.Redondo.

Cuéntanos cómo surgió esta oportunidad de tocar de solista el concierto de R. V. Williams

La idea consiste en un concurso que se realiza todos los años desde el COSCyL.

Está destinado a todas las especialidades de interpretación en la que el ganador, tiene la oportunidad de tocar un concierto de solista junto a la orquesta del propio COSCyL.

En mi caso decidí presentarme con el concierto de R. Vaughan Williams.

Tras enfrentarme a más de una veintena de concursantes (en total 26), entre los que se encontraban pianistas, violinistas, cellistas, trompas, saxofonistas, flautistas, tuve la suerte de, junto a mi repertorista, Claudia Vior, ganar el concurso para hacer dos conciertos de solista.

Uno en Salamanca y el otro en Ávila.

¿Cómo fue el proceso de preparación?

Desde el momento uno que supe que iba a tocar de solista, mi profesor Jose M. Redondo y yo diseñamos un plan de estudio durante los 6 meses que tardaría en tocar el concierto.

Sumado a ello realicé un análisis exhaustivo del concierto y de las distintas grabaciones de los grandes tubitas como Arnold Jacbos, Philip B. Catelinet, dándole gran importancia y relevancia histórica ya que fue el primer tuba en estrenarlo.

También estudié y me impregné del apartado histórico y evolutivo de la tuba, ya que el instrumento ha evolucionado respecto a las que que se utilizaban en 1954.

Por otro lado trabaje todas las armonias y colores del concierto con la ayuda de mi profesora de piano Yolanda.

Otro punto importante fue trabajar el concierto de forma cantada. Aquí tuve la ayuda de la profesora de canto, Blanca Anabitarte, quién me ayudó a entender los fraseos y los intervalos melódicos del concierto.

A tres meses del concierto, junto a mi repertorista Claudia Vior y el director Javier Castro,  inicié el trabajo de los aspectos interpretativos y de cómo pensaba yo las líneas musicales del concierto, para poder juntarlos fácilmente con toda la orquesta.

Daniel Cabero junto a Claudia Vior, su pianista acompañante y José Manuel Redondo, su profesor de tuba

Por último, antes de juntarme con la orquesta, me acerque a varios seccionales de violines primeros, violines segundos, violas, contrabajos y cellos y tutti para poder ir conociendo la sonoridad real de la orquesta, y no únicamente la de piano.

Sumado a ello también hice varios seccionales con percusión, grupo de maderas y grupo de vientos.

Este trabajo fue duro, sin duda, pero una vez que me subí al escenario el primer ensayo fue como si ya hubiera tocado de solista, ya que tenía muy interiorizado cada nota de cada instrumento y de cada sección.

Además, tuve la suerte de contar con el apoyo y trabajo de los compañeros de la orquesta, que me apoyaron continuacmente e hicieron que estar tocando a su lado fuese muy cómodo.

El trabajo de sus profesores de los seccionales, del Director de Javier Castro y las ganas e ilusión que tenían fue ese plus que necesitaba para estar lo más cómodo posible.

¿Y los ensayos con la Orquesta Sinfónicas del COSCYL?

Los ensayos con la orquesta fueron muy sencillos.

Todos los componentes tenían un gran nivel y además, el haber trabajado con ellos en los seccionales y con el director de forma individual, hizo que pudiera tocar con toda la libertad que quería.

Es interesante ya que la primera toma de contacto con toda la orquesta fue tocar el concierto completo, y para mi sorpresa estaba muy bien, para ser la primera vez que probamos a hacerlo.

Seguidamente, trabajamos algunas secciones de forma aisladas y las uniones entre los tutti y mis cadencias.

Todo esto y el trabajo de gestión de Javier Castro hizo que llegase a los conciertos con la cabeza muy liberada y con la seguridad de que todo iba a salir bien.

¿Cuántos conciertos llevastéis a cabo?

Se realizaron dos conciertos.

El primero el día 18 de Diciembre de 2019 en el CAEM de Salamanca (del cual será la versión que se podéis escuchar).

El segundo, al día siguiente, en el auditorio Lienzo Norte de Ávila.

En ambos conciertos estuve muy arropado.

A Salamanca vino toda mi familia, mis padres y abuelos, incluso algún amigo entre los que destaco a David Rivas (compositor toresano).

Daniel Cabero durante la interpretación del Concierto para Tuba y Orquesta de R. V. Williams

Estuvieron todos los compañeros del aula, mis amigos, Jose Redondo, Claudia Vior… también estuvo mi actual pareja, Amparo, la cual ¨sufrió¨ todo el proceso de estudio del concierto y supo calmarme y aguantarme cuando más lo necesitaba.

En Ávila me encanto que se pudiese acercar José Martínez Antón (Tuba de la Orquesta Nacional de España ONE) y el bombardinista Josep Burguera Riera.

Todo esto y el cariño de todo el equipo del CAEM y del Lienzo Norte (miembros de taquilla, limpieza, camerinos, iluminación…) hicieron que me sintiese como en casa.

¿Qué tubas tocas en la actualidad?

Actualmente tengo tres tubas.

Daniel Cabero junto a su tuba Miraphone en Sib y su tuba B&S en Fa

La ya nombrada TU 410 L ¨LOGAN¨ en Do, y mis dos amores; La Miraphone Hagen 497 en Sib y la B&S 3100 W «JBL»Classic en Fa.

 

¿Qué consejos darías a otros tubistas que tengan que enfrentarse a un reto de estas características?

El consejo principal que les daría sería que se presenten a todo.

Pruebas de orquesta, bandas, concursos de solista, concursos de música de cámara, con dúo de piano o con quintetos, etc,

Pero sobretodo que trabajen y sean felices con lo que hacen.

Por otro lado me gustaría que pusieran en valor su instrumento y que sepan valorar el trabajo de los demás.

A día de hoy, somos una comunidad muy pequeña en comparación a otros instrumentos, y gracias a plataformas como esta, que divulga nuestro instrumento a través de internet, se consigue que se conozca más sobre la tuba y el bombardino en todo el mundo de habla hispana.

Finalmente y para concluir, me gustaría dar las gracias a esta plataforma de InnovaTuba por esta oportunidad.


Aquí os dejamos la intepretación de Daniel del Concierto para tuba y orquesta de R. V. Williams.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here